Constuyendo un mundo mejor

 

CUANDO TE SIENTES HERIDO POR DENTRO

 

Cuando te sientes herido por dentro,

sólo por un instante,

¿estarías dispuesto a sentirte así,

te darías permiso

de sentirte tal y como te sientes?

 

Esto no es pasividad,

¡y no eres ninguna víctima!

Esto requiere de valentía.

Esto es amor a ti mismo.

Esto es el fin del victimismo.

 

¿Podrías disponer de un espacio para ‘el herido’?

No te identifiques con él, pero no huyas.

Mantente justo en el punto medio.

Respira dentro de la herida.

En las sensaciones

en el vientre, en el pecho, en la garganta, en la cabeza.

 

¡Podrías estar presente en ese lugar sensible, en el lugar afligido, en el lugar adolorido, y tan sólo por un momento, no abandonarte a ti mismo, o avergonzarte, o culpar a alguien más?

 

¡Hay dignidad en tu herida!

Estate presente con ella.

Mantenla cerca.

Infúndele tu compasión.

 

Entonces dejarás de reaccionar.

Entonces podrás responder – no reaccionar – desde un lugar de amor.

 

Y no pierdes tu dignidad,

tu autoestima,

tu poder.

A pesar de que te sientas herido.

– Jeff Foster

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: