Constuyendo un mundo mejor

Senda

Anuncios

En positivo

SANANDO, MÁS ALLÁ DE LA SANACIÓN…

A veces, cuando sanas, tu cuerpo mejora considerablemente.

Las infecciones se van. Las heridas desaparecen.

Te sientes más feliz. Más brillante. Más positivo.

A veces, la sanación parece muy, muy diferente.

La infección persiste. Un viejo dolor resurge.

No te sientes ‘sanado’ en absoluto. ¡Te sientes peor que nunca!

¡Surgen sentimientos fuertes e incómodos!

Rabia. Tristeza profunda. ¡Terrores que nunca supiste que estaban allí!

(Ah, pero sí que estaban, amigo, allí estaban…)

Esto es sanar, también. Este desmoronamiento.

La imagen de ‘sanar’ se ha venido abajo.

La imagen era falsa.

Confía. Confía en las energías que se mueven a través de ti ahora.

Podrías sentirte ‘peor’, sí, pero estás mejorando en vivir.

Estás experimentando un tipo más profundo de sanación, una que no coincide con las fantasías de la mente.

Esto es una reintegración. Una muerte… y un renacimiento.

La oscuridad emergiendo hacia la luz.

Todas las partes de las que solías escapar, llegando hasta ti ahora para recibir amor y aceptación.

Desecha tus infantiles fantasías sobre el sanar.

Desmorónate. Pierde el futuro.

Muere en el Ahora.

Rómpete por amor.

Eres completo, aunque

tus sueños hayan sido destrozados.

Esto es el sanar verdadero, entonces:

Ponerte de nuevo en contacto con la Totalidad que eres.

– Jeff Foster

This gallery contains 15 photos.

En positivo

Un viejo cuento nos habla de una mujer, cuyo único hijo había muerto. En su dolor, fue a consultar a un hombre sabio, a quien le preguntó:
-¿Qué oraciones, o qué encantamiento mágico tiene usted para traer a mi hijo de nuevo a la vida y quitar así mi tristeza?
El sabio, en vez de despedirla o razonar con ella, le dijo:
-Tráigame una semilla de mostaza de una casa donde nunca hayan conocido la tristeza. Nosotros la utilizaremos para expulsar la tristeza de su vida.
La mujer partió de inmediato en busca de aquella semilla mágica.
Se dirigió primero a una hermosa mansión, en un barrio residencial; tocó la puerta, y dijo:
-Estoy buscando un lugar donde nunca hayan conocido la tristeza, ¿es aquí por ventura? Esto es una cosa muy importante para mí.
Le respondieron:
-¡Qué pena, usted vino al lugar equivocado! Y comenzaron a relatarle todas las tragedias familiares que recientemente les habían ocurrido.
La mujer se dijo a sí misma:
-¿Quién mejor que yo con toda mi desgracia para ayudar a estas pobres y desafortunadas personas? Y se quedó para consolarlos.
Partió luego hacia otros lugares, en búsqueda de una casa donde nunca hubiera acontecido tristeza alguna. Pero, donde ella iba, ya fuesen palacios o chozas, siempre encontraba algún caso de tristeza o dolor.
Finalmente… quedó tan ocupada y contenta en consolar el dolor ajeno, que se olvidó de la búsqueda de la semilla mágica, sin darse cuenta que el hecho de consolar a otros, había expulsado la tristeza de su corazón y de su vida.

En positivo

Somos vida…

Todos tenemos nuestro infierno, momentos de pena, de furia, de tristeza. Momentos de dudas, de incertidumbre, de miedo punzante. Llenos de enojos, de bronca contenida, de palabras atragantadas en el alma que no salen y sacuden la calma. De lágrimas por fracasos y proyectos enterrados.

Todos tenemos nuestro cielo, momentos de gloria, de risas, de abrazos. Momentos de certezas, de esperanzas y sueños. Momentos de amores plenos, profundos, verdaderos. Llenos de seguridad, de fe, de ideas brillantes, de palabras bien dichas y corazones en sintonía.

Que fácil sería aceptar mi infierno y mi cielo así como aceptar los de los que caminan conmigo por la vida.

Todos somos un poco de todo esto, luz y sombra, blanco y negro, agua y fuego, noche y día.

Un universo en cada alma, a cada paso marcando caminos.

Somos infierno,

Somos cielo,

Somos vida.                                                                                                            Marga Marga Tascon

AMOR MÁS ALLÁ DEL AMOR

Ama, sabiendo que la persona a la que amas podría no estar aquí mañana, sabiendo que hoy podría ser el último día para encontrarse realmente, sabiendo que no puedes saber cómo termina la historia. Porque, ¿qué quedaría en esta vida si no tenemos nada que perder? 

Preocúpate, preocúpate profundamente, preocúpate hasta que duela, preocúpate a pesar de lo que diga la gente, a pesar de las burlas y el rechazo y el riesgo de ser mal interpretado, preocúpate tanto, al grado que deje de preocuparte lo que te pueda llegar a suceder. 

Sumérgete, sumérgete con toda tu voluntad, en este agridulce misterio del amor, sin saber lo que es el amor y amar de todos modos, como un tonto, como un niño fascinado, como un loco, como alguien que ha olvidado cómo ser cínico, o cómo ser discreto. 

Ama hasta que tu voz se quiebre, y tu corazón se estremezca y tus piernas tiemblen, y tus filosofías se conviertan en polvo, y hasta que tu inteligencia incline su cabeza con vergüenza y reverencia. 

Y serás llevado hasta los lugares más oscuros, y tu corazón será encendido en llamas por aquellos a quienes nunca fuiste capaz de abrir tu corazón, y serás recordado de lo que siempre, en secreto, supiste: 

Que con el tiempo, olvidarás todo, excepto cómo morir, y cómo amar. 

~ Jeff Foster

EN POSITIVO

Nube de etiquetas